lunes, 1 de octubre de 2012

Vendeme que me gusta

Al estudiar una carrera relacionada de manera directa o indirecta con la publicidad, tarde o temprano surge un dilema en cuanto a la relación entre creatividad y publicidad, marketing e imaginación.

Es un hecho que hoy en día, si no fuese por el aporte económico de grandes empresas con el fin de promocionar su producto, muchos estudios creativos no tendrían la posibilidad de dar rienda suelta a proyectos que de otra manera no verían la luz. Sin embargo, es válido preguntarse; ¿es realmente necesario depender de este proceso? o más bien, ¿es justo que las habilidades creativas de jóvenes se vean supeditadas al aporte financiero de estas grandes empresas?
Sea como sea, a la hora de desarrollar una campaña publicitaria existen procesos de marketing que deben ser respetados a rajatabla. Es así como día a día somos bombardeados con publicidades carentes de imaginación (en donde lideran las publicidades de jabón para la ropa y dentífricos con cepillos de dientes hablando) y, de manera muy escasa, nos cruzamos con alguna que se destaca por su originalidad e innovación.




En una empresa carente de visión, suele ocurrir que las personas encargadas de vender un producto jamás en su vida fueron parte del target al cual deben venderles. Surge así la necesidad de recolectar datos para poder entender a esas las personas. Y por más morboso y ridículo que suene, las encuestas y las entrevistas son una parte esencial en el desarrollo de una campaña publicitaria. De ahí a que esto de buenos resultados existe una distancia abismal, sin embargo, en la desesperante competencia, los agotados cerebros de la oficina de marketing prefieren salir con una monótona publicidad repetitiva antes que apostar a algo alocado y nuevo. En otras palabras "más vale pájaro en mano...".
Este círculo vicioso de recolección de datos ambiguos y producción de publicidades insulsas suele seguir funcionando en mercados en donde la imaginación del público no es demasiado exigente. Sin embargo, cada tanto (muuy de vez en cuando) surge alguien que decide ir en el sentido opuesto, alguien que decide apostar a los estudios creativos y su instinto "anti fórmula" para dar a luz alguna publicidad que queda grabada, no por su insistencia repetitiva si no por su eficacia innovadora.

Si bien podemos sacar un puñado de publicidades más originales que otras, entra en juego la subjetividad y los códigos con los que dicha publicidad se maneje para evaluar si realmente esta innovando o simplemente sabe manejarse con los códigos de sus consumidores pero se repite incansablemente (como las publicidades de cerveza).

Con el fin de apreciar la fuerza y la calidad que la animación representa como una alternativa en este sentido veremos algunos estudios creativos responsables de publicidades en donde, a mi parecer, da gusto sentirse toqueteado por las incansables manos del marketing y su necesidad de figurar en el inconsciente masivo.









..................................................................................................................................................................................









..................................................................................................................................................................................


http://www.theviralfactory.com







..................................................................................................................................................................................


http://www.picklehouse.tv/



..................................................................................................................................................................................















(la mejor)

No hay comentarios:

Publicar un comentario