martes, 23 de diciembre de 2014

TOP 10 Discos Animohipertenso 2014

De los discos que más escuché en el 2014 decidí elegir 10 que se diferencien entre si para recomendarlos. Los primeros 5 posiblemente sean los que más escuché, pero del 6 al 10 decidí variar y recomendar cosas que no recomiendo en general pero si escucho. Como no soy conocedor de música sino más bien alguien que esucha muchas cosas decidí armar esta lista de manera muy subjetiva. Acá van:

10. Ex Hex – Rips


Si te gusta The Runaways estas chicas te van a caer bien. Power-pop que si bien denota romanticismo por Joan Jett juega con sonidos similares a los de bandas contemporáneas como Thee Oh Sees. “Don’t Wanna Lose” es el hit del año.

9. The Amazing Snakeheads - Amphetamine Ballads



Dale Barclay está enojado. Podemos verlo en los gruñidos (¿o es un problema en el labio?) que hace.
Este disco es eso, enojo, escupitajos, gritos y punk/rock&roll sobrio y molesto. Por momentos recuerda un poco a The Cramps, en algunos riffs y distorsiones de la voz, pero más maduro (según yo) y obviamente a Nick Cave en “The Birthday Party”.
La segunda mitad del disco se vuelve mucho más lenta, densa y melódica pero sigue sonando bien y si imaginamos el comienzo de este disco como un borracho violento buscando el próximo bar, es coherente.

8. Twin Peaks - Wild Onion

 
“I Found a New Way”, “Sloop Jay D”, “Making Breakfast” son hits instantáneos.
Si bien parece faltarles una vuelta de rosca a estos muchachos para definir bien qué quieren hacer suenan bien y lo saben. En este disco apuestan a más es mejor con 16 temas y la verdad que terminan sobrando algunos, sobre todo al final. Sin embargo es disfrutable y no pierdo las esperanzas que que saquen EL disco.

7. Mac Demarco - Salad Days


Si, ya se, “¡hipsteeeer!”. Pero hay algo hipnótico en los temas de Vernor Winfield McBriare Smith IV (su verdadero nombre). El muchacho parece recitar himnos a la vagancia, a sentirse relajado, a disfrutar de las pequeñas cosas, prenderse uno y mirar el río. Sin embargo este disco parece mostrar el sujeto relajado de “2” en una etapa un poquito más madura al reflexionar acerca de sus dramas. Es una pequeña oda a la generación de –los 30 son los nuevos 20-. Y esto puede resultar todavía más desesperante cuando pensamos que el tema principal del disco habla sobre un sujeto preocupado por envejecer siendo consciente de sus 23 años. Si no te gustan las responsabilidades, pequeño Peter Pan, este disco será tu fiel amigo.

6. Benjamin Booker - Benjamin Booker


Where I'm goin', I never know.
Así empieza “Violent Shiver”, el primer tema del primer disco de Benjamin Booker. Lo tuve que googlear porque por momentos no se entiende bien que dice el señor en cuestión. Y es que Benjamin con 25 años suena como un viejo blusero que ha fumado toda su vida. Lo bueno, es que su carrasposa voz combina a la perfección con la distorsión de su guitarra. Y hacen de este disco un debut impecable de blues-punk en donde la melancolía, la redención y la ansiedad por el futuro explotan en un acelerado y violento compendio de temas que sólo se relaja de vez en cuando para volver a explotar y dejarnos con ganas de escuchar más.

5. Maggie Bjorklund – Shaken

 
Elaborado en los viajes que Maggie realizaba para atender a su moribunda madre, Shaken resulta catártico.
Sombrío, triste y un tanto desolador, Shaken es el segundo disco de esta guitarrista Danesa que ha colaborado con grandes artistas como Jack White, Mark Lanegan y en este caso con Pj Harvey.
Además de PJ, encontramos al guitarrista John Parish, el bajista de Portishead; Jim Barr, el ex chelista de Afghan Whigs; Barb Hunter y el baterista de Calexico; John Convertino. Si no les suena ninguno de estos nombres no se preocupen, sepan que el disco suena de puta madre. Sobre todo cuando quitamos la letra y Maggie parece experimentar libremente con los sonidos como es el caso de "Missin at Sea", la joyita del disco entre otras.

4. Allah-Las - Worship The Sun


Allah-Las es el hermano menor de Temples. Ambos empezaron coqueteando con guitarras pop de los ’60. Sin embargo fue cuando Temples salió a conquistar el mundo y forzar un poco la fama (la edición limitada de "Sun Restructured") que Allah-Las se quedó en casa tocando la guitarra y mejorando un poco las letras.
En otras palabras ambos siguieron rumbos similares pero con perfiles diferentes. Es por eso que me gusta más este disco a Temples, suena más de “entre casa” si comparamos ambas bandas. Quizás temples haya dado con una mejor fórmula de reproducir pop psicodélico de los ’60, pero Allah-Las le da un toque playero Californiano que los pequeños británicos no, y este post lo hace un sujeto que usa camisa hawaiana así que a fumarla.

3. Ty Segall – Manipulator


 Bueno, qué se puede decir de este disco. De seguro debe figurar en todas las listas de discos del año del 2014. Porque la verdad que es un gran disco. Ty nos ofrece un menú a la carta donde podemos elegir nuestro propio Ty, empezar por donde queramos y probar todos los platos porque cada uno tiene una particularidad, una faceta de Ty que nos va  gustar sí o sí. Y creo que este disco es eso. El Restaurant de tío Ty. Quiero un “The Faker” para llevar y súmale “It’s Over” con un poco de “The Crawler”.

2. King Gizzard & The Lizard Wizard - I'm In Your Mind Fuzz


Para analizar este disco hay que describir el “recorrido” que conjugan juntos los temas.
Escuchar este disco completo implica emprender un viaje de drogas alucinógenas para olvidar amores pasados. Puede parecer una apreciación muy subjetiva pero a las evidencias me remito:
Empezando con “I’m in your Mind” pasamos a “I’m Not in your Mind” luego viene “Cellophane” y “I’m in your Mind Fuzz” que básicamente conforman un solo tema dividido en 4 partes. Es el efecto de las drogas en todo su esplendor, jugando con las melodías psicodélicas, acelerado y sin saber bien cuando empieza o termina algo. Notamos que nos gusta, estamos ahí arriba delirando, pero luego viene “Empty” que la baja pero con optimismo. Haciéndonos preguntas sobre el vacío que sentimos luego del viaje. Después viene “Hot Water” que es básicamente cuando caminamos por el pasillo sin saber bien a dónde vamos, hasta que nos cruzamos con un amigo misterioso que nos convida algo y explotamos con la pregunta “Am I in Heaven?” para que siga la fiesta antes del bajón final, porque después viene “Slow Jam” que es cuando vas viendo que sale el sol y que mañana vas a tener que ser vos de vuelta, I need to slow my mind down low… Bajón.
Y los dos últimos son la vuelta a casa, melancólico como la gran puta con “Satan Speeds Up” “Her & I” que es en realidad “Slow Jam II”.
En definitiva, un disco que se puede escuchar una y otra vez, un viaje que se puede emprender una y otra vez porque sabemos que es lo que vamos a hacer… una y otra vez.
Eso sí, podemos trucar al diablo y escuchar solo los 4 primeros.

1. The Growlers – Chinese Fountain


 Plagado de temas autorreferenciales compuestos por el vocalista Brooks Nielsen, el recorrido a lo largo de las letras resulta tranquilizador, no por el contenido en sí, que va desde desencuentros amorosos hasta la depresión en soledad, sino por la forma de transmitirlo. La visión fatalista de la banda sobre las cuestiones de la vida está narrado de una forma tan relajada que resulta optimista.
Chinese Fountain es el primer disco que The Growlers graba fuera de su estudio casero. Un hogar donde los integrantes de la banda convivían hasta que Brandon Henke, uno de los integrantes, decidiera prenderla fuego y morir adentro (literalmente). Luego de este trágico episodio el trabajo de edición deja de ser obligación del baterista (Scott Montoya) quien lidiaba con esta obligación de forma no placentera y los miembros deciden contratar un productor que les dé una mano y sirviera de guía. Esto se hace notar de manera tremenda. El sonido de CF es muy superior en comparación a los discos anteriores, podría creerse que parte de la magia de la banda era el sonido “sucio” que caracterizaba trabajos anteriores, pero lo cierto es que CF suena mucho más limpio, atractivo y no deja de conservar la esencia de una banda anti-pop. Hay arreglos y algunos experimentos, un poco de sonido reggae, disco y funk en el tema principal del álbum.
El único tema con video oficial hasta ahora es “Good Advice”. Podría ser también el que define la actitud de la banda, la frase There’s nothing as depressing as good advice. Nobody wants to hear how to live their life refleja el sentimiento de una persona que quiere resolver los problemas por su propia cuenta, que no quiere concejos acerca de nada y prefiere la soledad. Esta nube de sentimientos es una constante a lo largo del disco, y termina dando forma a la filosofía de vida de alguien que sólo quiere relajarse después de una experiencia demoledora como fue la reciente en la vida de la banda. Esto queda en evidencia en el tema siguiente “Going Gets Tuff”: No home since the fire, me and the ash can’t settle down. Unsure of where I’m bound, so I sink another round. Y no es por nada que en el video pueda verse a Nielsen predicando cual cura en capilla vacía.
“Not the Man” (el mejor según yo) habla sobre este cambio en la banda, este quiebre simbólico que implica un antes y un después. Nielsen también es un romántico y encontramos temas dedicados a los desamores como “Big Toe”, “Rare Hearts” y “Love Test” todos negativos, excepto por “Rare hearts” que implica un poco de optimismo.
Vivir en la ruta, auto recetarse alcohol para evitar la ansiedad, surfear y relajarse implican la filosofía de The Growlers, una banda que arma sus propios festivales, su propio género (“Beach Goth”) y que, lidiando con demonios internos, devuelve un disco impecable. En palabras del mismo Nielsen, “sin tomárnoslo muy en serio, sólo hacemos música”.


DIscos que podrían estar entre el puesto 6° y el 10° pero quedaron afuera por cuestiones de variar unpco. Pero recomiendo igualmente:

King Tuff - Black Moon Spell
The Wytches - Annabel Dream Reader
Wand - Ganglion Reef

Meatbodies - Meatbodies
Thee Oh Sees - Drop
Iceage - Plowing Into The Field of Love

Además recomiendo una dieta balanceada con algo de Hip-hop/Rap de vez en cuando, dos joyitas del 2014:

Freddie Gibbs & Madlib - Pinata
Clipping - CLPPNG

miércoles, 15 de octubre de 2014

lunes, 6 de octubre de 2014

lunes, 29 de septiembre de 2014

Why the long face?


"The universe is a cruel, uncaring void. The key to being happy isn't a search for meaning.
It's to just keep yourself busy with unimportant nonsense, and eventually, you'll be dead."
 Mr. Peanutbutter




BoJack Horseman es la primer serie animada de NETFLIX. Relata el intento de una ex estrella de Hollywood por redimir su carrera mediante la publicación de una novela autobiográfica sobre su vida. Esta edición es, a su vez, la última esperanza de Editorial “Penguin” que está al borde de la quiebra.
Como BoJack (Will Arnett) está muy ocupado alcoholizándose y revisitando su pasado en DVDs la editorial decide contratar una asistente (ghost writer), Diane Nguyen (Alison Brie), para que le ayude con su novela. 
Diane entra así en la vida de BoJack y conocerá su entorno, a su representante y ex novia Princess Carolyn (AmySedaris), a su “compañero” de piso Todd Chavez (Aaron Paul) y su estilo de vida, que consiste básicamente en alcohol, pastillas y un nocivo egocentrismo.

 

BoJack cree haber conocido la felicidad como estrella de “Horsin’ Around” una sitcom de los 90’s en donde un caballo adopta a tres hermosos niños. Esta es una etapa de su vida que BoJack se niega a abandonar. Sin embargo cuando el pasado toca a su puerta (y lo hace durante toda esta temporada) empieza a revelarse frente a él un retrato superfluo de lo que fue un mero momento en su juventud como actor. Esto conlleva aceptar quién es hoy, lo cual no es tarea fácil.
A medida que avanzamos en los episodios vamos descubriendo que BoJack resume la concatenación de un entorno de personas incompletas que buscan la felicidad o lo que ellos consideran que puede llegar a serlo.


Mr. Peanutbutter (Paul F. Tompkins), resumiría una especie de antítesis a BoJack, él también tuvo su sitcom con un formato idéntico al de BoJack y parece tener todo resuelto en su vida, es sumamente optimista y resume su filosofía en la frase que encabeza este artículo. Pero, ¿es realmente feliz? 
Observar como las vidas de estos personajes se hunden frente a nuestros ojos hace que el chiste guionizado para romper el hielo nos recuerde que estamos frente a una comedia, una comedia sobre la depresión que hace constantemente hincapié en el paso del tiempo, en como la edad les va recordando a los personajes que están solos y que nadie a su alrededor parece haber encontrado la respuesta a la pregunta.


 A diferencia de otras series Bojack Horseman tiene continuidad entre episodios, y la historia comienza a cobrar peso recién a la mitad de los 12 primeros capítulos que componen la primera temporada. 
El fuerte de BoJack es tocar temas adultos y no darles resoluciones de manual intentando reflexionar acerca de los “bueno” de la vida, ya que a veces lo único que parece quedarles a los personajes es aferrarse a lo artificial de la fama (o lo que queda de ella). A pesar de todo este gris panorama hay momentos bizarros, referencias y guiños humorísticos que logran su cometido y dan un respiro entre tanta lluvia.
La animación es bastante simple, al puro estilo Ugly Americans. Con diseños de Lisa Hanawalt, quien juega con animales antropomorfos conviviendo con personas normales. Vale destacar el penúltimo capítulo en donde hay algunas escenas un tanto más jugadas en cuanto a animación (de hecho el penúltimo capítulo en sí mismo merece mención especial y es excusa suficiente para ver la serie completa).


Lo que reluce al final es el guión de Raphael Bob-Waksberg que, si bien tarda un poco en reflotar y por momentos parece un tanto perdido, logra que al final de la temporada realmente nos preocupemos por estos deprimentes personajes y sus anhelos frustrados. Los finales de algunos capítulos recuerdan a The Office UK, en donde los créditos aparecen de repente en el peor momento y nos dejan con la sensación que no siempre un final es el final, no siempre hay una resolución que nos deje cómodos y no siempre hay luz al final del túnel.

Lo único esperanzador es saber que la segunda temporada está en camino.

12 Episodios | Inglés | 2.5 GB | Video: 640x360

Ep. 1 y 2 Español el resto en Inglés.



miércoles, 10 de septiembre de 2014

martes, 12 de agosto de 2014

Movie Magic #2 | Cover Factory



Decidí aprovechar el diseño de tapa de una de mis historietas para mostrar un poco como encaro un proceso de diseño, y de paso mostrar cómo simplifico el trabajo al limitar las alternativas. No porque crea que a alguien pueda llegar a interesarle si no pensando en aquel a quien pueda llegar a servirle.

El caso que elegí es el de la tapa de La Conquista - VOLUMEN I.


Buscando una idea:

Generalmente uno de los problemas con los que me enfrento al diseñar una tapa es el de elegir una opción, quedarme conforme con una elección y dejar de pensar “hubiese quedado mejor si…” “debería haber…” o el famoso “Quedó así y no lo quise tocar más”. Que es lo que más se ve en el ambiente en general.

Para los que no sepan, La Conquista es una tira de humor que cuenta el día a día de dos adolescentes enfrentándose a una situación que supera su limitada capacidad de control.

Cuando me enfrenté al diseño de la tapa tuve que hacerme varias preguntas, entre ellas cuál es la temática y en qué tono quería trabajarla. Al tratarse de un proyecto personal esto llevó menos tiempo, por suerte. Decidí jugar con la ironía y definirla como una comedia romántica.

Empecé a investigar y cometí el error de poner “comedia romántica”, literalmente en google.



 
Como no quería que mi revista luciera como el poster de una película que una mujer de 40 destetada a edad temprana vería, decidí recurrir a otra época, es decir los ’50 e investigué más a fondo.
Inmediatamente se me vino a la mente “I Love Lucy”, para los que no conozcan, era una comedia, trataba sobre la vida cotidiana de un matrimonio integrado por los personajes de Lucy Ricardo (Lucille Ball) y Ricky Ricardo (Desi Arnaz), que eran pareja en la vida real.


El siguiente paso fue elaborar un moodboard, básicamente recolectar imágenes, texturas, colores, fotografías que sean referentes al concepto y me sirvan para ir desarrollando una idea concreta.
En un mundo ideal el moodboard sería un hermoso panel de corcho con todo este material adherido al mismo, de esta forma encararíamos el moodboard en diferentes estados mentales y apreciaríamos detalles que antes no. Pero los tiempos jamás son los ideales así que el moodboard se resume en una carpeta con todos estos archivos en una galería de imágenes.


Creo importante destacar en este punto la diferencia entre revival y referencia. Cuando decimos que vamos a usar de referencia una determinada estética tenemos que tener en cuenta que no debemos imitarla, debemos identificar los elementos que la componen y replantearlos de acuerdo a nuestros intereses. No buscamos (en este caso) crear una versión actualizada de lo mismo.

Decidí  apropiarme de varios elementos, entre ellos el corazón, las tonalidades de colores, el blanco y negro de los personajes y la tipografía.

La hoja en blanco:

Es recién ahora cuando voy al papel, cuando ya sé con qué elementos voy a trabajar y solo tengo que pensar en cuestiones de composición, jerarquía, contraste y demás. De otra forma estaría perdiendo el tiempo probando ideas aleatorias hasta quedarme conforme con algo que posiblemente en el futuro no me cierre del todo.

Si puedo dar algo que se le asemeje a un concejo, diría que siempre que hagan bocetos reduzcan la escala y asegúrense de que sean lo más rápido posible. El boceto no tiene otra finalidad que ordenar los elementos de nuestra composición.



Los semifinalistas terminan siendo las versiones simétricas A y D, normalmente suelo dejar la decisión para el día siguiente, o me pongo a hacer otra cosa (break) y dejo pasar un rato para luego verlas con otros ojos.

Una vez decidida la estructura de la tapa comienzo con el boceto, el lápiz y el entintado. Todo en digital, lo cual no quita que necesite de las 3 etapas para luego pasar a darle volumen con tonos grises.





Últimos Pasos:

Una vez que tengo el elemento principal comienzo a ordenarlo con el resto, como había dicho antes quería utilizar el color y el corazón de las imágenes que sirvieron de inspiración.


Finalmente busco una tipografía cursiva pero más moderna, sutil y delicada. Siempre jugando con el tono irónico del asunto.
Decido usar otra familia y sus variantes para el contraste en la información adicional y…


 Listo. Al observar el diseño final decidí agregar dos elementos decorativos que sirvan de “sostén” al resto y fortalecer la composición simétrica.

Tener un proceso en general ahorra mucho tiempo. El hecho de plantear un paso a paso a dejar las cosas a la deriva genera más satisfacción con el resultado final. Esto no significa que nos privemos de la experimentación. Sólo implica mantener un concepto que nos sirva de guía y esto en Diseño Gráfico es clave. Siempre habrá tiempo extra para experimentar.

La Conquista puede ser leída en su versión online ACÁ y puede adquirirse en papel en el Local de Revistas Llanto de Mudo (
Colón 355 - Galería Cinerama - Loc.61 - Córdoba - Argentina.)