lunes, 10 de febrero de 2014

SteamBoy



 
Me da un poco de inseguridad hacer una reseña de una película de Otomo sin sentir que estoy dejando alguna idea que se me pasó por alto de lado, ya que sus películas pueden ser analizadas a diferentes niveles y de seguro en cada uno habrá algo de qué hablar. Así que para evitar un artículo pretensioso que no le haga justicia a semejantes películas digamos que estos post son "apreciaciones personales". Dicho esto vamos a lo que nos compete.

Katsuhiro Ôtomo, el director de la épica Akira, fue también director y guionista (junto a Sadayuki Murai) de SteamBoy. A diferencia de su obra más reconocida, Steamboy no presenta un viaje alucinógeno para el espectador casual sino más bien una historia de ciencia ficción, de estilo steampunk ambientada en la Inglaterra Victoriana.


El protagonista, Ray Steam, es un niño de 13 años que vive con su tía en Manchester. Lleva la vida de un niño normal que fabrica motocicletas a vapor, como cualquier niño del Siglo XIX hasta que un buen día recibe un extraño paquete de parte de su abuelo, una bola de vapor. Ni bien recibe la entrega unos sospechosos sujetos se presentan en la casa interesados en el dispositivo. Seguido a estos acontecimientos tenemos la primera secuencia de persecución de la película donde empezamos a deleitarnos con la calidad de la animación y el lujo de detalles en todos los dispositivos y engranajes de los vehículos de la película. Y es que al momento de comenzar con la producción, Otomo no quiso escatimar en recursos y le demandó al departamento de arte que lograran los mejores resultados sin plazos de tiempo. Por lo tanto la película duró 10 años en completarse.
 
 
El fuerte de la película (dejando de lado la animación, si es que es posible) prevalece en los dilemas morales de Ray Steam, que debe enfrentar las visiones opuestas de su abuelo y su padre respectivamente.
 
Es interesante analizar estas posturas y sus ambigüedades en el contexto en el que el director las posiciona, la Primera Exposición Mundial de Londres. En esta exposición se presentaron los frutos de la creciente industria humana simbolizando su ilimitada imaginación, el significado cobra más fuerza al estallar un conflicto armado entre la Fundación O’Hara (donde trabaja el padre) y el gobierno británico, disputándose el control de la peligrosa tecnología del vapor y todo su aterrador potencial destructivo.
En la película se pueden apreciar mensajes antibélicos similares a algunos de los cortos de “Memories”, del mismo director.
 

[SPOILER NO TAN SPOILER]
La película deja (al menos a mí) una sensación similar a “Unbreakable” (El protegido), la película dirigida por Shyamalan y protagonizada por Bruce Willis, en donde somos testigos del surgimiento de un Héroe con sus dilemas, fortalezas y debilidades y no estamos del todo seguros si una secuela sería algo complementario o destructivo, pero nos conformamos y disfrutamos eso, el origen.
 


STEAMBOY
 Audio: Japonés, Español (Latino America) 
Subtítulos: Inglés, Español (Latino America)

No hay comentarios:

Publicar un comentario