martes, 12 de agosto de 2014

Movie Magic #2 | Cover Factory



Decidí aprovechar el diseño de tapa de una de mis historietas para mostrar un poco como encaro un proceso de diseño, y de paso mostrar cómo simplifico el trabajo al limitar las alternativas. No porque crea que a alguien pueda llegar a interesarle si no pensando en aquel a quien pueda llegar a servirle.

El caso que elegí es el de la tapa de La Conquista - VOLUMEN I.


Buscando una idea:

Generalmente uno de los problemas con los que me enfrento al diseñar una tapa es el de elegir una opción, quedarme conforme con una elección y dejar de pensar “hubiese quedado mejor si…” “debería haber…” o el famoso “Quedó así y no lo quise tocar más”. Que es lo que más se ve en el ambiente en general.

Para los que no sepan, La Conquista es una tira de humor que cuenta el día a día de dos adolescentes enfrentándose a una situación que supera su limitada capacidad de control.

Cuando me enfrenté al diseño de la tapa tuve que hacerme varias preguntas, entre ellas cuál es la temática y en qué tono quería trabajarla. Al tratarse de un proyecto personal esto llevó menos tiempo, por suerte. Decidí jugar con la ironía y definirla como una comedia romántica.

Empecé a investigar y cometí el error de poner “comedia romántica”, literalmente en google.



 
Como no quería que mi revista luciera como el poster de una película que una mujer de 40 destetada a edad temprana vería, decidí recurrir a otra época, es decir los ’50 e investigué más a fondo.
Inmediatamente se me vino a la mente “I Love Lucy”, para los que no conozcan, era una comedia, trataba sobre la vida cotidiana de un matrimonio integrado por los personajes de Lucy Ricardo (Lucille Ball) y Ricky Ricardo (Desi Arnaz), que eran pareja en la vida real.


El siguiente paso fue elaborar un moodboard, básicamente recolectar imágenes, texturas, colores, fotografías que sean referentes al concepto y me sirvan para ir desarrollando una idea concreta.
En un mundo ideal el moodboard sería un hermoso panel de corcho con todo este material adherido al mismo, de esta forma encararíamos el moodboard en diferentes estados mentales y apreciaríamos detalles que antes no. Pero los tiempos jamás son los ideales así que el moodboard se resume en una carpeta con todos estos archivos en una galería de imágenes.


Creo importante destacar en este punto la diferencia entre revival y referencia. Cuando decimos que vamos a usar de referencia una determinada estética tenemos que tener en cuenta que no debemos imitarla, debemos identificar los elementos que la componen y replantearlos de acuerdo a nuestros intereses. No buscamos (en este caso) crear una versión actualizada de lo mismo.

Decidí  apropiarme de varios elementos, entre ellos el corazón, las tonalidades de colores, el blanco y negro de los personajes y la tipografía.

La hoja en blanco:

Es recién ahora cuando voy al papel, cuando ya sé con qué elementos voy a trabajar y solo tengo que pensar en cuestiones de composición, jerarquía, contraste y demás. De otra forma estaría perdiendo el tiempo probando ideas aleatorias hasta quedarme conforme con algo que posiblemente en el futuro no me cierre del todo.

Si puedo dar algo que se le asemeje a un concejo, diría que siempre que hagan bocetos reduzcan la escala y asegúrense de que sean lo más rápido posible. El boceto no tiene otra finalidad que ordenar los elementos de nuestra composición.



Los semifinalistas terminan siendo las versiones simétricas A y D, normalmente suelo dejar la decisión para el día siguiente, o me pongo a hacer otra cosa (break) y dejo pasar un rato para luego verlas con otros ojos.

Una vez decidida la estructura de la tapa comienzo con el boceto, el lápiz y el entintado. Todo en digital, lo cual no quita que necesite de las 3 etapas para luego pasar a darle volumen con tonos grises.





Últimos Pasos:

Una vez que tengo el elemento principal comienzo a ordenarlo con el resto, como había dicho antes quería utilizar el color y el corazón de las imágenes que sirvieron de inspiración.


Finalmente busco una tipografía cursiva pero más moderna, sutil y delicada. Siempre jugando con el tono irónico del asunto.
Decido usar otra familia y sus variantes para el contraste en la información adicional y…


 Listo. Al observar el diseño final decidí agregar dos elementos decorativos que sirvan de “sostén” al resto y fortalecer la composición simétrica.

Tener un proceso en general ahorra mucho tiempo. El hecho de plantear un paso a paso a dejar las cosas a la deriva genera más satisfacción con el resultado final. Esto no significa que nos privemos de la experimentación. Sólo implica mantener un concepto que nos sirva de guía y esto en Diseño Gráfico es clave. Siempre habrá tiempo extra para experimentar.

La Conquista puede ser leída en su versión online ACÁ y puede adquirirse en papel en el Local de Revistas Llanto de Mudo (
Colón 355 - Galería Cinerama - Loc.61 - Córdoba - Argentina.)